Noticias en la PTEC

     

 

 

25 de Enero de 2018

 

¿Cómo afecta la morfología urbana al ruido que provocan los aviones?

 

Un equipo de investigadores de la  Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y del Consiglio Nazionale Delle Ricerche (CNR) de Pisa, en Italia,  ha realizado un estudio de mediciones acústicas en sitios con exposición al ruido de aviación para determinar la diferencia de ruido que afecta a las fachadas de un edificio en función de su orientación con respecto a la trayectoria de vuelo, el tipo de calle en que se encuentre y la cantidad de trayectoria de vuelo que tenga en transmisión directa.

 

Los resultados, publicados en la revista Acoustics Australia, permitirán generar en el futuro factores de corrección para optimizar la protección de los edificios frente al ruido de aeronaves. Así se podrá diferenciar, por ejemplo, habitaciones más o menos expuestas dentro de un edificio, o edificios más o menos vulnerables en una misma calle.

 

El ruido es un problema importante que aqueja a la sociedad actual por los inconvenientes que puede producir en la salud y el medio ambiente. Puede provocar por ejemplo perturbación de sueño y, como consecuencia, irritabilidad y baja productividad laboral. Distintos organismos internacionales han propuesto metas para reducir los niveles de ruido desarrollando políticas públicas y normas internacionales que se van implantando paulatinamente en los distintos países.

 

Dentro de las estrategias para reducir la contaminación acústica, existen herramientas que predicen el nivel de ruido aeroportuario en una región durante un período de tiempo determinado a través de datos estadísticos. Sin embargo, dichas herramientas no consideran elementos básicos de los entornos urbanos como los edificios, mismos que modifican los niveles de ruido.

 

En un entorno urbano existen elementos que impiden una transmisión directa de ruido y que, junto con otros fenómenos físicos, generan distintos niveles de presión sonora. Como señala Rodrigo Flores, doctorando del grupo de Investigación en Instrumentación y Acústica Aplicada (I2A2) de la UPM, “los aviones constituyen fuentes de ruido que al sobrevolar una ciudad provocarán contaminación acústica. Las calles y la organización de los edificios generan efectos de reflexión de ondas, dando origen a diversos niveles de presión sonora”.

 

Sin embargo, cada variable tiene un impacto específico sobre la contaminación acústica y es necesario identificarlas. Con ese objetivo, los autores han estudiado los fenómenos de ondas sonoras producidos en edificios cercanos a los aeropuertos de Madrid Barajas Adolfo Suárez y Galileo Galilei de Pisa a través de mediciones y análisis estadísticos.

 

Mas información en este enlace